EL HOMBRE MENGUANTE – Nel Diago – Cartelera Turia

EHM CARTELERA TÚRIA

Cartelera Túria N·2.649
7-13 Noviembre 2014

El increíble teatro menguante

EL HOMBRE MENGUANTE, de Juli Disla.- Espacio Inestable

Vi primero la película, de niño, y me quedé hondamente impresionado. Leí después, de adolescente, el relato de Richard Matheson, que me entusiasmó, como todo lo que de él he leído. Pero la literatura jamás podrá borrar de mi mente las imágenes contundentes y poderosas del film de Jack Amold. Ese gato gigantesco tratando de atrapar al hombrecito refugiado en una casa de muñecas; esa batalla descomunal entre el hombre minúsculo, armado con una aguja-lanza y el arácnido monstruoso… Imposible de olvidar.

Supongo que otro tanto les ocurriría a Pérez (Jaume) y Disla (Juli), director y autor respectivamente de esta propuesta teatral que narra parte de la fabula de Matheson y se vale de ella como ilustración narrada de un suceso escénico que simulan representar ante nuestros ojos perplejos los tres actorés de la representación: Toni Agusti (el hombre desnudo), César Tormo (el vigilante) y el propio Disla (el conductor). Tres actores que juegan a ser eso mismo, a ser actores de un producto teatral que van explorando y desarrollando a la vista del respetable. Pero no se trata de una improvisación: todo está muy calculado y medido para producir una sensación de desasosiego, de inconformismo sin expectativas. No las tengan, nos advierten los intérpretes: si han venido a ver este espectáculo con altas expectativas, rebájenlas, porque no las vamos a satisfacer, esto es el relato de la mengua, del empequeñecimiento. No porque no sepamos ofrecer cosas mayores o mejores, hemos demostrado muchas otras veces que ‘sí podemos. Pero en esta hora necesitamos recurrir a la poética de la sustracción, atropellar las palabras, solaparlas, aligerar los gestos, mostrarnos libres de ropajes. No citan a Celaya, lo expresan a su modo:

Porque vivimos a golpes, porque a

penas si nos dejan

decir que somos quien somos,

nuestros cantares no pueden ser sin

pecado un adorno.

Estamos tocando el fondo.

Como la poesía para el poeta, el teatro es para Pérez&Disla tan necesario como el aire que exigimos trece veces por minuto. No es un espectáculo gota a gota pensado, no es un bello producto, no es un fruto perfecto, es una metáfora cargada de amarga ironía. Grito en el cielo y acto en la tierra. Agonía, sí, pero en el sentido etimológico del término: lucha, combate, contienda, ansia…

NEL DIAGO

………

.

..

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

..

.

.

.

.

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: