Crítica de Javier Vallejo en El País

Partiendo de una situación tópica, los valencianos Pérez & Disla vienen a demostrar con pericia y buen golpe de pala que el río de siempre baja con aguas nuevas. Autor y director presentan un conflicto entre cónyuges deconstruido, reducido a lo esencial y desprovisto de anécdota. Todo en la función es principio activo, sin escipiente que amortigüe sus efectos.

 

https://elpais.com/cultura/2018/12/17/babelia/1545039392_113041.html?fbclid=IwAR3eyh_KirdFJZaukC3svey8qwha5hjEbzGIDWjZLSirPmoUAQ_y9keEyWo

 

image

CARIÑO
El amor cotiza al alza en el Dax de Frankfurt
Los valencianos Pérez & Disla mantienen al espectador prendido desde el principio en su obra ‘Cariño’

Una pista de baile oblonga circundada por una luz cambiante, cual el estado de ánimo de un ciclotímico. Sentados a cada extremo, un hombre y una mujer se tantean de viva voz. El comienzo de su diálogo: “¿No piensas decir nada? –No, ¿continúas esperando que diga algo? –Sí”, nos infunde el temor de que Cariño sea una de esas obras influidas vagamente por el existencialismo en las que dos personajes anónimos queman preguntas sin ton ni son.

Partiendo de una situación tópica, los valencianos Pérez & Disla vienen a demostrar con pericia y buen golpe de pala que el río de siempre baja con aguas nuevas. Autor y director presentan un conflicto entre cónyuges deconstruido, reducido a lo esencial y desprovisto de anécdota. Todo en la función es principio activo, sin escipiente que amortigüe sus efectos.

Las réplicas picadas, los monólogos simultáneos, pisándose los intérpretes el texto; el ritmo vivo de sus actuaciones llevado sin precipitación, su expresividad virtuosa sin levantarse de sus sillas y la ascesis de la puesta en escena, mantienen al espectador prendido desde el principio hasta un final que llega a los 55 minutos.

Sergio Caballero es un carablanca triste espléndido y Mireia Pérez, su pareja, una augusta racionalizadora que con fe escéptica pone rumbo a una salida posible de la crisis que atraviesan.

Nada sobra en este breviario de las disensiones conyugales existencial pero práctico, higiénico y optimista, que revaloriza la cotización del amor en los índices bursátiles. Valga aquí lo de: “Lo bueno si breve…”.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: